Arena biodegradable, una alternativa inteligente

Es necesario entender la importancia que tienen los areneros para nuestros felinos. La arena para gatos es primordial para el buen funcionamiento del comportamiento natural dentro de los hogares, ésta debe ser lo suficientemente blanda para que los felinos puedan cavar un hueco dentro del arenero para depositar sus desechos.A

En este sentido si estás buscando una nueva alternativa de arena que sea ecológica y al mismo tiempo tratas de ser más responsable con el medio ambiente, has llegado al sitio perfecto. La arena biodegradable es una excelente alternativa y es que no solo evita los malos olores, sino que contribuye a que disminuyas el impacto ambiental.

Arena para gatos ¿sustentable?

Las arenas tradicionales suelen contener elementos químicos que dañan el medio ambiente y en algunos casos también provocan problemas en nuestros gatos, a diferencia de las arenas biodegradables que están formadas por componentes naturales que no dañan a tu mascota, de hecho, al no poseer efectos contaminantes es ideal poder tirar los restos en el inodoro sin riesgos de ningún tipo.

Aparte de estar hecha de materias primas biodegradables, este tipo de arena contiene algunas características interesantes, por ejemplo:

  • Control de olores

Por su capacidad de absorber los malos olores sin fragancias artificiales. Siendo una buena opción para dueños y gatos sensibles o con presencia de alergias.

  • Mayor duración

La arena biodegradable hace muy fácil recoger los grumos resultado de las substancias.

  • Mantenimiento de limpieza

Ya que no genera polvo, es hipoalergénico, tiene un poder de absorción superior y el excremento es eliminado de una manera fácil y cómoda. 

¿De qué están compuestas las arenas biodegradables?

Hay muchos materiales para hacer arena natural, algunas opciones pueden ir desde el uso de aserrín hasta la elaboración de areneros con papel periódico viejo, reciclando al mismo tiempo; o bien, con pellets de madera, cáscara de nuez, granos de trigo y maíz molidos.

Si decides inclinarte hacia estas alternativas naturales no lo hagas de golpe, trata de hacerlo a lo largo de varios días para que tu mascota pueda aceptar la nueva situación, mezclar un poco de la nueva arena con la anterior hasta cambiar totalmente el contenido asegurará un mayor éxito de aceptación para tu gato.

Referencias

Mascoteros. España: Cómo elegir la mejor arena para gatos en función de tu estilo de vida [2020 Enero 28; citado 2020 Agosto 25]. Mascoteros Blog. Disponible en http://www.mascoteros.com/blog/como-elegir-la-mejor-arena-para-gatos-en-funcion-de-tu-estilo-de-vida/.

Ecología verde. España: Ecología/ Productos verdes [2020 Junio 02; citado 2020 Agosto 25]. Cómo hacer arena ecológica para gatos. Disponible en: https://www.ecologiaverde.com/como-hacer-arena-ecologica-para-gatos-1663.html

Experto animal. España: Cuidados básicos [2019 Diciembre 18; citado 2020 Agosto 25]. ¿Cómo hacer arena para gatos casera? Disponible en: https://www.expertoanimal.com/como-hacer-arena-para-gatos-casera-24648.html

My Animals. Salamanca, España. Actualidad [2020 Agosto 18; citado 2020 Agosto 25]. Conoces esas ventajas de la arena biodegradable para gatos. Disponible en: https://myanimals.com/es/conoce-esas-ventajas-de-la-arena-biodegradable-para-gatos/

¿Por qué llevar a mi mascota con el veterinario?

El Médico Veterinario es el experto en la salud de los animales y por ello es importante que tengas a un veterinario de cabecera si tienes una o más mascotas. Y que dependiendo de la especie de tu animal de compañía busques al especialista adecuado; ya que, la medicina veterinaria también cuenta con especialistas, por lo que no es raro que encuentres veterinarios especialistas en perros y gatos, mascotas no convencionales, caballos o inclusive animales acuáticos.

Por supuesto, acudimos con el Médico Veterinario cuando nuestra mascota se enferma, ya que él es el profesional que puede diagnosticar y tratar a nuestra mascota pues, cuenta con los conocimientos y herramientas para saber qué ocasiona su molestia, dolor o cualquier enfermedad que le aqueja. Para ello, estudio por lo menos 5 años; en los que aprendió anatomía, fisiología, microbiología, parasitología, entre otras; igual que cualquier área médica. Y si además se trata de un veterinario especialista tendremos que considerar un par de años más en su formación.

Es importante saber que no solo debemos visitar al veterinario cuando nuestra mascota enferme, sino también por lo menos cada 6 meses para un check list ya que el Veterinario también es el encargado de la prevención de las enfermedades de los animales, es decir, nos da todas las herramientas necesarias para que nuestra mascota tenga una salud adecuada y no enferme. Por lo que le aplicara sus vacunas y desparasitaciones regularmente con este propósito.

Pero, ¿por qué es importante mantener la salud de las mascotas?

Por supuesto, porque son parte de nuestra familia y debemos garantizar su salud. Pero, también porque es importante prevenir la transmisión de enfermedades zoonoticas, es decir, enfermedades de los animales que se transmitan al humano. Así es, existen algunas enfermedades que puedes afectar a nuestras mascotas y posteriormente a nosotros, como son algunas enfermedades parasitarias, hongos o incluso virales como la rabia, que en México se encuentra en campaña permanente y sin presencia de casos en humanos ni perros hasta 2020 sin embargo, presente aun en animales silvestres.

En conclusión, puedes acudir con tu mascota al Médico Veterinario por los siguientes motivos:

  • Legará una mascota nueva a casa y necesitas asesoría previa sobre su cuidado.
  • Llegó una mascota a casa y requieres una primera revisión.
  • Tu mascota presenta algún signo de enfermedad.
  • Tu mascota requiere sus primeras vacunas y desparasitación, o bien, sus refuerzos.
  • Limpieza dental de tu perro o gato.
  • Y todo lo relacionado con la salud física y mental de tu mascota.

Puede interesarte nuestro artículo “Medicina Veterinaria, profesión de primera importancia” https://bit.ly/34pCOSA

Razas caninas predispuestas a problemas respiratorios

El Bulldog inglés y francés, Bóxer, Boston terrier, Pug o incluso el Pequinés son algunas de las razas de perro que tienen una gran popularidad como animales de compañía y que, a pesar de tener cada uno características particulares guardan un curioso aspecto: una cabeza casi cuadrada que contiene huesos nasales cortos con relación a los de otras razas.

Debido a estas características físicas y fisiológicas estos perros tienen un mayor riesgo de padecer problemas respiratorios y golpes de calor, al no poder controlar su propia temperatura corporal a través de la respiración. Desafortunadamente este tipo de problemas y su metabolismo lo predisponen a vivir menos tiempo que otras razas caninas.

A este tipo de perros de cráneo cuadrado y hocico corto se les denomina braquicéfalos. Todo tutor de este tipo de perros debe conocer las enfermedades que pudieran presentar y así brindarle todos los cuidados pertinentes para mejorar su calidad de vida.

La dificultad para respirar, así como el exceso de ronquidos y de jadeos son rasgos habituales de estas razas caninas; sin embargo, se debe poner especial atención a estas peculiaridades, ya que podrían ser signos de enfermedades respiratorias importantes. Si tu perro “chato” tuviera alguno de los siguientes signos no dudes en llevarlo de inmediato con su Médico Veterinario:

  • Respiración fuerte y ruidosa
  • Encías de color azul
  • Problemas para caminar e intolerancia al ejercicio
  • Cansancio
  • Reflujos de alimentos
  • Tos y estornudos
  • Salivación excesiva, blanca o espumosa
  • Dificultad para tragar
  • Fatiga
  • Ronquidos y jadeos excesivos, aun estando dormido

Los meses de primavera y verano son especialmente complicados para los perros braquicéfalos, por la temperatura y por las alergias, principalmente al polen o medio ambiente en general. Por esta situación debemos evitar que jueguen y realice ejercicio en las horas más calurosas del día, asegurarnos de que se encuentren perfectamente hidratados con agua fresca y limpia (nunca fría) y mantenle alejado de los espacios poco ventilados, como el interior de un automóvil o en una habitación cerrada. Una recomendación adicional en el cuidado de estas razas, al ser propensas a los golpes de calor, es recomendable evitar que estos perros no presenten sobrepeso, ya que se esforzarán más al mover su propio cuerpo, provocándole más fatiga y dificultad respiratoria.

5 causas comunes de la tos en el perro

La tos la debemos entender como un reflejo que se desencadena por una irritación del tracto respiratorio. Por ello se puede originar por infecciones respiratorias, por efecto de productos irritantes, por enfermedades cardíacas o inclusive por la excesiva presión de un collar muy ajustado.

Toser aumenta la irritación, lo que, a su vez, intensifica y mantiene la tos. Esta puede ser profunda, seca, húmeda, aguda, débil o prolongada. Estas mismas características ayudarán al veterinario a orientar el diagnóstico. En cualquier caso, debemos acudir con el Médico Veterinario para la atención pronta y certera de nuestro perro.

Tos por cuerpos extraños

Cualquier objeto alojado en el sistema respiratorio puede explicar la presencia de tos en un perro, como mecanismo para expulsar dicho cuerpo. Estos objetos pueden ser juguetes, huesos o cualquier otro objeto al que tenga acceso nuestra mascota. Además de la tos, notaremos a nuestro perro con una actitud inquieta, ansioso o comportamientos fuera de lo habitual. Es muy posible que también detectemos una salivación excesiva o inclusive que nuestro perro intente vomitar.

Este caso se considera una emergencia veterinaria, así que en presencia de cualquiera de estos signos acude de inmediato con el Médico Veterinario.

Tos por parásitos pulmonares

La presencia de parásitos en el sistema respiratorio y en específico en los pulmones es otra causa que explica la tos en un perro. Existen distintos parásitos que pueden afectar a los perros; esta patología suele producir una tos leve, aunque no es extraño que no se presente ningún síntoma.

En los cachorros o en perros jóvenes, además de una tos persistente, puede percibirse adelgazamiento e intolerancia al ejercicio.

Estos gusanos pueden ser causantes de otros problemas que podrían complicar el cuadro y provocar incluso la muerte de nuestra mascota; por lo que se requiere de un diagnóstico y tratamiento correcto, además de implementar un esquema de desparasitación adecuada.

Enfermedades cardiacas que producen tos

Podríamos pensar que la tos solo se presenta en enfermedades respiratorias sin embargo en problemas cardíacos también se podría presentar este signo. Un incremento en el tamaño del corazón afecta a su funcionamiento y repercute en los pulmones lo cual produce tos, intolerancia al ejercicio, dificultades respiratorias e incluso desmayos.

Estos signos pueden presentarse en enfermedades como la miocardiopatía dilatada, enfermedades valvulares o la filariosis, esta última potencialmente mortal.

Así que si tu perro presenta tos no esperes a que se le quite con el tiempo y llévalo de inmediato con su Médico Veterinario, solo él podrá diagnosticarlo y darle el tratamiento adecuado.

Enro-C fórmula única para el tratamiento de mastitis bovina

Enromastic es un antimastitico elaborado con Enro-C, un principio activo único en el mercado que le confiere una alta solubilidad en agua, lo cual le permite obtener productos no irritantes a los tejidos. Así es como se consiguió un producto a base de enrofloxacina, con un pH de 6.5 capaz de administrarse por vía intramamaria sin poner en riesgo el tejido de la glándula mamaria, que es altamente sensible; sin perjuicio del espectro de acción de la enrofloxacina y mostrando un potencial clínico mucho mayor ya que sus características farmacológicas la hacen de 3 a 5 veces más potente que la enrofloxacina convencional. Además diversos estudios han confirmado que la obtención de Enro-C no modifica la toxicidad de la molécula, teniendo así el mismo margen de seguridad, sin presencia de carcinogenesis o mutagenicidad.

Se trata de una fluoroquinolona recristalizada y solvatada en su forma clorhidrato-dihidrato, que mejora notablemente su potencia y mantiene su amplio espectro, indicada en bovinos, ovinos y caprinos productores de leche en producción para el tratamiento de mastitis infecciosas causadas por microorganismos sensibles al principio activo, por ejemplo E. coli, S. aureus, S. intermedius, Klebsiella pneumoniae, S. agalactiae, S. dysgalactiae, S. uberis, Enterococcus faecalis, Proteus y Mycoplasma.

Dosis

Se recomienda una aplicación por cuarto afectado después de cada ordeño.

En casos de mastitis infecciosa no complicada se debe administrar por 3 días consecutivos; mientras que para mastitis crónica o complicada recurrente se recomienda extender el tratamiento hasta por 7 a 10 días.

Previo a la administración del producto se debe ordeñar la glándula mamaria a fondo, realizar una limpieza completa de esta y del pezón, desinfectar y secar, depositar el producto a mitad del canal del pezón sin necesidad de masajear la glándula mamaria.

Es importante considerar que la leche producida por los animales tratados no debe consumirse hasta después de 3 días después de la última aplicación.

En caso de complicaciones o dudas con respecto al uso del producto o condición de su ganado consulte al Médico Veterinario.

Influenza canina

La influenza canina (IC) es una enfermedad emergente. Los virus de la influenza nunca antes habían afectado a los perros hasta que cambios genéticos en un virus de la influenza equina, le permitieron propagarse de manera eficiente en la población canina. La influenza canina se informó inicialmente en galgos de carrera, y en un principio parecía estar circunscrita a esta raza. A partir del año 2004, aparecieron brotes de enfermedad respiratoria en criaderos de galgos y pistas de carreras en varios estados de EE.UU. Se descubrió que el virus de la influenza canina, fue responsable de algunos brotes y se pensó que estuvo implicado en otros. La evidencia serológica sugiere que el virus ha estado circulando entre los galgos, por lo menos desde 1999. Recientemente, también ha causado enfermedades respiratorias en diversas razas, dentro de la población canina, en general. Se considera que todos los perros son susceptibles, sin importar la raza. Debido a que éste es el primer virus de la influenza que circula en perros, no se espera que los mismos posean inmunidad a esta enfermedad. Si el virus ingresara en un criadero u otro grupo cerrado, probablemente se infectaría un alto porcentaje de los perros, y la mayoría de estos mostrarían síntomas. Aproximadamente un 20 – 25 % de los perros infectados pueden permanecer asintomáticos, pero aun así pueden eliminar el virus y diseminar la enfermedad. Aunque la mayoría de los perros presentan una forma leve de influenza canina y se recuperan, algunos pueden desarrollar neumonía grave. La muerte se produce principalmente en perros con la forma grave de la enfermedad; se cree que el índice de mortalidad es de 1- 5 % o levemente superior.

El virus de la influenza canina pertenece al género Influenzavirus A dentro de la familia Orthomyxoviridae. Este género incluye a diversos virus estrechamente relacionados que infectan a las aves (virus de la influenza aviar), los caballos (virus de la influenza equina), los cerdos (virus de la influenza porcina) y los humanos (virus de la influenza A humana). Cada uno de estos virus posee una mayor especificidad con respecto a una especie o grupo relacionado de animales. Por esta razón, la mayoría de las infecciones se limitan a animales individuales o a pequeños grupos. No obstante, en algunos casos, los virus de la influenza han podido saltar de una especie a otra. Aunque la adaptación permanente a otra especie no ocurre con frecuencia.

Signos clínicos

La presentación más frecuente observada con los virus H3N8, es una enfermedad respiratoria leve que se asemeja a la traqueobronquitis infecciosa (tos de las perreras). En esta forma, a una fiebre inicial (generalmente baja) le sigue una tos persistente y algunas veces una descarga nasal purulenta. La tos puede ser suave y húmeda, o seca, y puede durar hasta 3 o 4 semanas, a pesar del tratamiento; la tos seca es más común en los casos, que no presentan complicaciones. La descarga nasal purulenta parece que se resuelve con antibióticos, lo que hace pensar que las infecciones bacterianas secundarias pueden tener importancia en esta enfermedad. El letargo y la anorexia son comunes. Los perros con infecciones más graves, muestran fiebre alta con un aumento de la frecuencia respiratoria y otros síntomas de neumonía o bronconeumonía. Se pueden encontrar perros que mueren en forma hiperaguda con evidencia de hemorragias en el tracto respiratorio; se ha observado este síndrome en galgos de carrera, pero no parece tener relevancia en las mascotas. También se presentan casos de seroconversión sin síntomas. El único brote conocido de influenza canina H3N2 se caracterizó por enfermedad respiratoria grave con fiebre, descarga nasal, estornudos, tos y anorexia.

Tratamiento

Los antibióticos parecen importantes en el tratamiento de la influenza canina H3N8, que en algunos casos que pueden complicarse por infecciones bacterianas secundarias. Se utilizan antibióticos de amplio espectro para tratar la forma grave de la enfermedad. Además, se les utiliza para controlar los síntomas de las infecciones bacterianas secundarias (por ej. una descarga nasal purulenta) en la forma leve. El tratamiento de sostén, como la hidratación, también es importante.

Ante la sospecha de enfermedad respiratoria en tu perro acude de inmediato co el médico veterinario.

Problemas respiratorios en perros

Los jadeos, estornudos, secreciones nasales, la tos y la pérdida de apetito podrían indicar que algo no marcha bien en tu perro, por lo que hay que poner especial atención en estos signos para evitar mayores complicaciones que podrían derivar en la muerte del animal.

Hay muchas razas de perros que presentan dificultad para respirar debido a problemas o características genéticas. Aun así, las demás razas no están exentas de los problemas respiratorio, para los cuales debemos estar preparados. Saber las causas de estos y cómo actuar será muy importante si queremos ayudar a nuestra mascota.

Cuáles son los problemas respiratorios más comunes

Hay distintas causas que pueden influir en los problemas respiratorios de los perros. Las cuatro principales son:

  • Infecciones bacterianas
  • Infecciones virales
  • Infecciones por hongos
  • Alergias

Los problemas respiratorios de los perros más comunes suelen estar causados por infecciones bacterianas, pero nunca hay que asegurarlo sino hasta que el veterinario revise a nuestro perro.

Los signos más comunes de las enfermedades respiratorias en perros son:

Tos

Esta puede surgir en cualquier momento y en cualquier raza, y aunque no tiene por qué significar que es grave, podría serlo. La tos a veces podría ser solo un leve problema en la garganta, pero en otras ocasiones sería la consecuencia de una enfermedad más grave.

Estornudos

Aunque un estornudo puede que no te parezca algo a lo que darle atención, estos a veces son producidos por estancamientos en los conductos nasales y podrían producir sangrado. Si crees que tu perro estornuda mucho más de lo habitual, y con una intensidad mayor a la normal, llévalo de inmediato con su médico veterinario.

Pérdida del apetito

Aunque una afección respiratoria no está conectada con el estómago, hará sentir mal a tu mascota y, posiblemente, muy cansada, lo que le quitará las ganas de comer. Verás que está más débil de lo habitual y que no solo no querrá comer, sino que no querrá salir ni jugar.

Si esta situación persiste más de un día, no te demores en acudir al veterinario, pues recuerda que, en muchas ocasiones, la rapidez con la que actúes puede salvar la vida de tu mascota.

Jadeo excesivo y secreción nasal

Por norma general, cuando hay problemas respiratorios de los perros, ambos síntomas irán unidos, aunque no necesariamente. Los jadeos o respiración rápida y un exceso de mucosidad son sin duda señales claras de que algo no va bien en el aparato respiratorio de tu mascota.

Estos son algunos de los síntomas más comunes, aunque podrían presentarse algunos más como los silbidos al respirar, depresión o letargo. Ya sabes que de ti depende observar a tu mascota y actuar ante cualquier cambio en su comportamiento.

Los problemas respiratorios de los perros más usuales

  • Resfriado. Este es el más común, pero no por ello debemos dar por sentado que no es peligroso, porque un resfriado mal atendido puede complicar el cuadro de tu mejor amigo canino.
  • Tos de las perreras. Esta se presenta como una tos seca y, normalmente, se contrae al estar en lugares poco higiénicos en los que hay otros perros. Es fácilmente contagiosa, así que vigila con qué perros se junta el tuyo.
  • Moquillo. Esta sería una de las afecciones respiratorias más conocidas y peligrosas. Normalmente, se presenta en perros que no han sido vacunados, y es muy fácil de contagiar a través de la orina o las heces, así como por la respiración ya que se trata de un virus.
  • Neumonía. Ocasionada por hongos, bacterias u hongos provoca la inflamación de los pulmones y las vías respiratorias. Provocará jadeos, tos y otros síntomas mencionados más arriba. Si estos duran más de unas horas, no dudes en consultar al veterinario.

Estos son los problemas respiratorios de los perros más conocidos y que pueden afectarles sin importar la edad o la raza. Recuerda que las vacunas y las visitas periódicas al veterinario pueden evitar muchos problemas.

Anatomía y fisiología de la glándula mamaria

La característica principal de los mamíferos, específicamente del ganado bovino, es poseer una glándula mamaria. La lactación es de vital importancia para la sobrevivencia de las crías y eventualmente para el éxito reproductivo de los mismos. Sin importar el ordenamiento específico o el número de glándulas mamarias en una especie, la síntesis y la secreción de la leche requiere del desarrollo de una glándula mamaria funcional. En animales reproductivamente competentes, un sistema mamario funcional consiste de una teta o pezón, asociado a una serie de ductos que permiten el paso de la leche del interior hacia el exterior y al tejido alveolar, que está constituido de células epiteliales secretoras y de tejido de soporte.

Las células epiteliales están organizadas de tal manera, que conforman la parte interna del alvéolo y son las que sintetizan y secretan la leche. La leche que se produce entre ordeños o amamantamientos, se almacena dentro del espacio interno de los alvéolos y los ductos. Un aspecto de suma importancia radica en que la lactación conlleva una serie de cambios y demandas en la fisiología de la madre, como por ejemplo un aumento en el consumo de oxígeno, en el ritmo cardíaco y en el flujo sanguíneo hacia la glándula mamaria, así como un aumento en el consumo de energía y una hipertrofia del tracto gastrointestinal. De ahí que conocer y entender aspectos básicos relacionados con la anatomía de la ubre y la fisiología de la lactación, nos ayudará a cuidar y mantener en mejores condiciones a nuestro ganado.

Estructura de la glándula mamaria de la vaca

La glándula mamaria es única dentro de las estructuras del cuerpo de una vaca, no solo por ser exocrina o por ser una modificación de la piel, sino porque lleva una única función de transferir alimento de la madre a la cría, en una forma que puede ser utilizada por la cría. En este sentido, la ubre tiene la propiedad de convertir en leche, los nutrientes que han sido transportados en la sangre.

Para producir 1 kg o litro de leche, es necesario que fluya, a través de la ubre, entre 400 y 500 litros de sangre, por lo que el ganado de leche especializado requiere consumir una cantidad adecuada de alimento de buena calidad.

La ubre de una vaca se divide en dos secciones internas muy evidentes (derecha e izquierda), separadas por el ligamento suspensorio medio, que provee el soporte primario de la ubre. Dicho ligamento es elástico y está adherido a la pared abdominal. Estas dos secciones están divididas por una fina membrana, convirtiéndola en cuarto delantero y cuarto trasero. No hay mezcla del tejido secretor entre los diferentes cuartos, es decir cada uno es una glándula independiente y cada uno de ellos desemboca en un pezón. Los cuartos traseros son, generalmente, más grandes que los delanteros y contienen entre 25 y 50% más tejido secretor, lo que significa que de un 55 a un 60% de la leche, que produce una vaca, proviene de los cuartos traseros. Además del ligamento suspensorio medio, la glándula mamaria posee también otras estructuras de soporte como la piel, que la protege del ambiente exterior y evita que se balancee excesivamente de lado a lado; los ligamentos suspensorios laterales,que se adhieren a la pelvis y no son elásticos, y finalmente la lamellae septa, que son bandas de tejido conectivo, que van entre el ligamento suspensorio medio y los laterales. Más internamente, la anatomía de la ubre es mucho más fascinante. Dentro de la ubre se encuentran millones de alvéolos, que representan la estructura funcional más pequeña del tejido mamario. Son como pequeñas bolas formadas por células epiteliales, que sintetizan o producen la leche. La leche drena o sale de los alvéolos, por medio de ductos. El pezón forma un canal, por medio del cual se puede extraer la leche de la glándula. Posee una piel suave, que lo recubre y un sistema muy rico de inervación e irrigación sanguínea. La punta de la teta se cierra con un anillo de músculo liso o esfínter. En su extremo superior, el pezón está separado de la cisterna de la ubre, por una serie de delicados pliegues de células, particularmente sensibles al daño. Estos pliegues de tejido, se encuentran también en el otro extremo del pezón, directamente por encima del esfínter del mismo y se conocen con el nombre de Roseta de Fürstenburg. Después del ordeño y durante el periodo seco, el orificio del pezón se llena de una especie de cera o queratina, evitando así la entrada de organismos patógenos hacia lo interno de la ubre. En otras palabras, el pezón sirve como una barrera de microorganismos invasores, por lo que la preservación de sus estructuras es esencial para mantener normales los mecanismos de defensa contra las bacterias productoras de mastitis. La formación de este tapón o barrera de queratina tarda aproximadamente 30 minutos, por lo que se recomienda no permitir que las vacas se echen, antes de haber transcurrido este periodo de tiempo.

Imagen tomada de
http://protocolosdemastitisbovina.blogspot.com/2017/05/protocolo-como-aplicar-las-vacas-un.html

Equipo de ordeño

La secreción de leche por medio de las células secretoras es un proceso continuo que involucra muchas reacciones bioquímicas. Entre ordeños, la acumulación de leche incrementa la presión en el alvéolo y disminuye el grado de síntesis de leche. Como resultado, se recomienda que las vacas de alta producción sean ordeñadas lo más cerca posible a un intervalo de 12 horas. Una expulsión frecuente de leche reduce la presión que se acumula en la ubre, así el ordeñar tres veces por día puede incrementar la producción de leche de un 10 a 15%.

ORDEÑADORAS MECÁNICAS

La máquina ordeñadora extrae la leche de la ubre por acción de la fuerza de succión del vacío. Como están constituidas por varios componentes tanto activos como pasivos, al conjunto se le denomina “equipo de ordeño”. Los componentes básicos de un equipo de ordeño son los siguientes:

1.- Bomba de vacío: se trata en realidad de una bomba de aire que al succionarlo del sistema de tuberías y mangueras genera un vació parcial en las mismas. La bomba succiona aire y lo expele. Las bombas son de tipo rotatorio comúnmente y están accionadas por motores eléctricos y en ocasiones por motores de explosión.

2.- Sistema de tuberías o mangueras: en una instalación típica de una sala de ordeña se requieren tuberías de vació que van conectadas a la bomba y en cuyo trayecto se acoplan otros elementos tales como los pulsadores, manómetros y los reguladores de vació. Adicionalmente están las tuberías de leche o lactoductos en las que desembocan las mangueras procedentes de la unidad ordeñadora.

3.- Pulsadores: constituyen el componente clave del sistema, ya que su acción determina la alternancia de ordeño y descanso (masaje de la ordeñadora en sí). Este componente opera en manera de válvula que cambia la dirección del aire que entra y sale de la cámara de pulsado de la ordeñadora. Los pulsadores pueden ser neumáticos, hidroneumáticos y electromagnéticos. 4.- Unidad ordeñadora: también llamada araña o garra, es la parte del equipo que se pone en contacto con la ubre de la vaca. Está formada por cuatro cascos en donde van acopladas sendas pezoneras de hule que quedan conectadas a una copa receptora de la cual sale una manguera que conduce la leche en las tuberías o en su defecto a bidones de leche. También puede desembocar en forma directa a medidores de leche integrados al sistema.

5.- Reguladores de vacío: son componentes que operan bajo el flujo de las diferentes presiones (interna y externa). Su función es la de mantener la presión o nivel de vació en la escala adecuada. Ejemplo: cuando cae la presión interna por exceso de entrada de aire los reguladores se cierran, dando oportunidad a la bomba de expeler el aire excesivo. Opuestamente, cuando el vació es excesivo dentro del sistema de tuberías los reguladores permiten la entrada de aire para nivelar la presión interna. Por lo general van colocados en el tanque de reserva de vació.

6.- Manómetros o Vacuómetros: son medidores de vacío que indican el nivel de éste dentro del sistema de tuberías, su graduación típica es en pulgadas de mercurio.

7.- Medidores de leche: en sistemas de salas de ordeño son comunes 2 tipos:

a. Medidores proporcionales (sólo miden un porcentaje determinado de la leche).

b. – Medidores electrónicos automáticos.

8.- Unidad de recibo de leche: sólo va incluida en equipos para salas, más no en ordeñadoras móviles, en donde el bote es el recibo principal. Esta unidad es un receptáculo de cierta capacidad, el cual recibe la leche del sistema de lactoductos para de inmediato remitida por la acción de una bomba de leche a un tanque de depósito de refrigeración. Un anexo a la unidad de recibo es la trampa de líquidos la cual evita que la leche pase a la bomba cuando se atasca el sistema.

9.- Bomba de leche: va acoplada a la unidad de recibo y su función es evacuar la forma intermitente la leche que llega a este receptáculo.

10.- Unidades de lavado: consisten en tinas y cabezales de acoplamiento para lavado del equipo en plaza.

La síntesis de la leche es un proceso complejo llevado a cabo por las células secretoras de los alvéolos, las cuales, a partir de precursores que circulan en la sangre, tales como azucares, ácidos grasos, proteínas, minerales y vitaminas sintetizan a los componentes de la leche y con el agregado de agua por medio de la intervención de la lactosa, vierten el producto leche a la cavidad de cada alvéolo que la descargara al sistema de ductos. La leche acumulada en la ubre está lista para ser ordeñada. El método moderno para ordeña de leche es el ordeño mecánico, el cual se vale de la fuerza de succión del vacío y que, a manera de aspiradora extrae la leche de cada pezón en forma intermitente, de tal forma que el vacío no se aplica en forma continua, ya que este puede dañar al pezón.

Mastitis en vacas

El término mastitis se utiliza para referirse a la inflamación de la glándula mamaria, independientemente de la causa, y se caracteriza por cambios físicos, químicos y usualmente cambios bacteriológicos en la leche, así como cambios patológicos en los tejidos glandulares (Biesenkamp-Uhe et al., 2007).

Es una enfermedad altamente prevaleciente en el ganado lechero y es una de las enfermedades más importantes que afecta mundialmente la industria lechera; pues ocasiona pérdidas económicas muy fuertes a todos los productores de leche en el mundo debido a la disminución en el rendimiento de leche y un aumento en el número de tratamientos clínicos y desechos temprano de vacas. Por lo que se ha reconocido, durante algún tiempo como la enfermedad más costosa en los hatos lecheros (Boulanger et al., 2003; Rabello et al., 2005).

Las condiciones climatológicas, la variación estacional, la densidad, el alojamiento del ganado y las condiciones de manejo pueden afectar la incidencia y etiología (Kahn, 2007; Blowey y Weaber, 2004).

La fuente de infección puede ser considerada como contagiosa o ambiental. Las fuentes de infección ambientales son: las zonas de alojamiento, vaso de limpieza de pezones contaminados, pezoneras, infusiones intramamarias, lesiones cutáneas, traumatismos en pezones y moscas (Kahn, 2007).

Etiología

En la actualidad se han reportado más de 100 microorganismos como causantes de infección intramamaria. La mayoría de las infecciones, incluidas la de importancia económica, son ocasionadas por especies de estafilococos, estreptococos y bacterias Gram-negativas. Staphylococcus aureusStreptococcus agalactiaeS. dysgalactiaS. uberisArcanobacteriumBacillus cereusMycoplasma bovisM. californicumM. canadenseEscherichia coliKlebsiella pneumoniaeEnterobacter spProteus sp, Pseudomonas aeruginosa, Citrobacterter sp., Prototheca, Aspergillus sp y Fungi (Andrews et al., 2004).

Los microorganismos causantes de infección intramamaria o mastitis han sido divididos en patógenos contagiosos o ambientales; con base a su asociación epidemiológica con la enfermedad y a su tendencia de causar la infección oportunista, persistente o transitoria, respectivamente. Dependiendo, así mismo de su reservorio primario y el ambiente contra el cuarto de la glándula mamaria afectada (Castañeda, 2003).

Los patógenos contagiosos incluyen al Staphylococcus aureus, Streptococcus agalactiar, Corynobacterium spp y Mycoplasma spp. Estos organismos se transmiten de vaca en vaca, donde el reservorio primario que alberga los patógenos es el animal infectado o el cuarto de la ubre y la exposición de los cuartos mamarios no infectados se restringe al proceso de la ordeña (Bedolla y Castañeda, 2003).

Los patógenos de la mastitis como el Staphylococcus aureus y Streptococcus agalactiae que son infecciosos a nivel individual y a nivel de población, han sido reportados bajo control en los hatos lecheros a través del uso de prácticas de manejo que utilizan la desinfección de los pezones después de la ordeña, terapia de la vaca seca, desecho, mantenimiento del equipo de ordeño y terapia antibiótica de las infecciones intramamarias (Rossito et al., 2002).

Los patógenos ambientales a diferencia de los contagiosos son transmitidos entre las ordeñas por el ambiente que sirve como la fuente primaria de los organismos. Los patógenos principales en este grupo son los bacilos entéricos Gram negativos (Escherichia coli, Klebsiella spp), Streptococcus dysgalactiae, Streptococcus uberis y Enterococcus spp (Bedolla y Castañeda, 2003).

La mastitis ocasionada por patógenos ambientales es el principal problema que afecta a muchos hatos lecheros bien manejados, que aplican un programa de control de los patógenos contagiosos de la mastitis (Phuektes et al., 2001).

Estos patógenos poseen en general un potencial muy pobre para causar enfermedad. Sin embargo, pueden penetrar en el conducto galactóforo hacia la ubre y provocar infecciones muy persistentes que requieren terapia (Wolter et al., 2004).

Las fuentes de patógenos ambientales incluyen:

Camas, estiércoles, lodo, agua estancada y alimento.

La fuente más importante es la cama, porque lo pezones están en contacto frecuente y la práctica de mantener los materiales de cama secos ayudan a reducir las poblaciones de esos organismos (Philpot y Nickerson, 2000). Además de los patógenos ya mencionados, existen otros poco comunes causantes y prolongado con ella. La prevención de la contaminación de los pezones es muy importante de mastitis clínicas como son las levaduras. Las principales levaduras causantes de mastitis son Cryptococcus neoformans y Cándida albicans. Esta mastitis se desarrolla principalmente en 80% de los casos relacionados con una terapia inmoderada de antibióticos o como consecuencia de heridas en los pezones (Wolter et al., 2004).

Clasificación de la mastitis

Un sistema de clasificación para la mastitis se basa en los cambios en la leche, cuartos y la presencia o ausencia de signos clínicos sistémicos, los cuales se resumen en la tabla 1.

Tabla 1. Identificación de vacas con mastitis en producción.
Mastitis subclínica

Es muy común, hay presencia de infección sin signos aparentes de inflamación local o afectación sistémica. Pueden aparecer episodios transitorios de leche anómala o inflamación de las ubres, pero estas infecciones son en su mayoría asintomáticas, si la infección persiste al menos durante dos meses, son denominadas crónicas. Su detección suele hacerse por inspección de la leche mediante recuento de células somáticas o utilizando la Prueba de California. Puede haber un gran número de células somáticas, relacionadas positivamente con la presencia de infección. Vacas con un recuento celular somático RCS de ≥ 280,000 células/mL tienen 80% de probabilidad de estar infectadas (Kahn, 2007).

Mastitis clínica

Respuesta inflamatoria a la infección que provoca anomalías visibles en la leche. Cuando la extensión de inflamación aumenta, los cambios en la ubre a la palpación (tumefacción, calor, dolor y enrojecimiento) son evidentes. Los casos clínicos que incluyen signos locales son conocidos como mastitis leves o moderadas. Si la respuesta inflamatoria incluye afectación sistémica (fiebre, anorexia, shock), se denomina mastitis severa. Si el comienzo es muy rápido, se considera como mastitis aguda (Cockcroft, 2002).

Mastitis crónica

Es causada por Staphylococcus aureus, cuando infecciones subclínicas se agravan al existir inmunosupresión. Hay una sustitución gradual de tejido secretor por tejido fibroso con pérdida de producción de leche. A la palpación profunda las regiones fibróticas son indoloras y duras con una superficie irregular. Pueden presentarse abscesos que varían de tamaño, se encuentran más comúnmente hacia la zona caudal de la glándula mamaria y por lo general son bien circunscritos, de paredes gruesas y esféricas. La mastitis tóxica puede ocurrir en cualquier momento, incluyendo el periodo seco (después de la aplicación de antibióticos con tubos contaminados), pero es más común en la lactancia temprana. Puede o no mostrar signos de inflamación y la leche puede ser más acuosa de lo normal, pero sin decoloración, aunque a veces es hemorrágica. Con mayor frecuencia se aísla Escherichia coli, a pesar de que Staphylococcus spp y otros patógenos puedan causar la enfermedad (Kahn, 2007).

Imagen de la red, derechos del autor.

Diagnóstico

Mastitis subclínica

Una estimación indirecta se puede realizar utilizando una variedad de pruebas como la Prueba de California para mastitis, además de otras pruebas como examen citológico y examen bacteriológico (Morin, 2004).

Imagen de la red, derechos del autor.
Mastitis clínica

Es importante que las vacas lecheras sean examinadas antes de cada ordeño para detectar los signos, permitiendo que la leche anormal sea desechada y el animal afectado sea tratado lo antes posible, reduciendo el daño tisular, además de tener altas tasas de curación y minimizar los riesgos de transmisión de la infección. Los signos que se pueden observar son hinchazón, calor, dolor y dureza de la glándula, además de la secreción puede ser coagulada, serosa o manchada de sangre (Green et al., 2004).

Tratamiento

El grado de respuesta a un tratamiento es variable, dependiendo del tipo de mastitis y agente causal, la rapidez con que se implemente el tratamiento, la vía de administración y el tipo de fármaco a utilizar (Blowey y Weaver, 2004).

Mastitis subclinica

Es importante utilizar combinaciones de drogas para obtener mejores resultados y evitar la propagación de la infección. El tratamiento en el secado puede reducir la incidencia de nuevas infecciones (Blowey y Weaver, 2004).

Mastitis clínica

Los antibióticos por vía intramamaria son el tratamiento más importante para los cuartos individuales, junto con antibióticos parentales, fluidoterapia y antiinflamatorios no esteroidales. El vaciado continúo de los cuartos afectados y oxitocina parental, mejoran el porcentaje de recuperación (Blowey y Weaver, 2004).

Referencias

Bedolla, C.C. y Castañeda, V.H. 2003. Agentes patógenos causantes de la mastitis bovina. Cuatro vientos. No. 38 UNIVERSIDAD MICHOACANA DE SAN NICOLÁS DE HIDALGO. PP 27-29.
Biesenkamp-Uhe, C., Li, Y., Hehnen, H.R., Sachse. 2007. Therapeutic Clamydophila abortus and C. pecorum Vaccination Transiently Reduces Bovine Mastitis Associated with Clamydophila Infection. Infection and Immunity. Vol. 75 (2): 870-877. Rabello, R. F., Souza, C.R.V.M. 2005. Characterization of Staphylococcus aureus Isolates Recovered.
Rossito, P V, Ruiz, L., Kikuchi, Y Glenn, K., Ruiz. 2002. Antibiotic susceptibility patterns for environmental streptococcus isolated from bovine mastitis in central California dairies. J. Dairy
Sci.85: 132-138. Philpot, W. N y Nickerson, S.N. 2001. Molecular Epidemiology of Streptococcus uberis Isolatesfrom Dairy Cows with Mastitis. Journal of Clinical Microbiology 39: 1460-1466.
Phuektes, P., Mansell, P. D., Dyson, R.S., Hooper, N. D., Dick, J.S. 2001. Molecular Epidemiology of Streptococcus uberis Isolates from Dairy Cows with Mastitis. Journal of Clinical Microbiology 39: 1460-1466.
Wolter, W., Castañeda, H., Kloppert, B., Zschock M. 2004. Mastitis Bovina. Prevención, diagnóstico y tratamiento. Matitis Bovina. Editorial Universitaria. Universidad de Guadalajara, Jalisco. 16, 62-72.